Filà Il·lustrats

Revista El fester, 2016

 Sergio Mira Jordán / Alejandro Jordán Torrent

La mayoría ya peina las canas de la experiencia, pero todos los miembros de la filà Il·lustrats mantienen el ánimo joven del que sale a desfilar como si fuera la primera vez. Y eso que esa primera vez se tuerce en la memoria del tiempo como aquellas esquinas nebulosas que se atisban en la lejanía de la calle Desamparados, entre el gentío y las luces, tras la cortina de sudor que produce el calor de los trajes y el calor de las noches de julio.

Todos sus miembros rondan los 60 años, excepto Pedro Tárrega, que es el actual presidente de la filà, ya jubilado de su profesión de fontanero, que ahora tiene todo el tiempo del mundo para llevar y controlar los gastos de la filà. Su hermano, José Tárrega, es el animador del grupo, siempre alegre, activo. Ha sido cabo de escuadra, presidente de la filà y también de la comparsa.

Raúl Albero, industrial del mármol, serio y sobrio en la dirección de la filà como actual cabo de escuadra. Rafa Martínez es uno de los fundadores de la comparsa. También fue presidente de la misma. Enamorado de los desfiles y de las comidas de filà en fiestas. Su nieto ya ha desfilado, con meses de edad.

Otro que conoce bien la fiesta es Juan Ramón Abad. De él dependen los boatos, los alquileres de conjuntos y bandas de música, parte fundamental de la Fiesta. Su cuñado, Jose, es, con él, de los pocos que sigue saliendo y disfrutando de la retreta, siempre y cuando su trabajo se lo permite.

Ramón Martínez, como buen empleado de banca, es parco en palabras, pero fiel cumplidor con los actos de la filà.

Blas Herrero es de los más comprometidos del grupo. Vive intensamente las fiestas y las reuniones de los Il·lustrats. Hombre culto y de variadas conversaciones.

Justo acaba de llegar a la filà, apenas lleva un año, pero la familia Il·lustrats lo ha acogido a la perfección. Como a Javi, el soltero de la filà, quizá el más callado pero el que vive con más emoción la Fiesta.

¿Y qué decir de Manolo Boyer? Posiblemente sea la persona que mejor conoce las Fiestas de Moros y Cristianos de Novelda. Atento en el orden de la filà durante los desfiles, se preocupa de que el traje que se elija sea el indicado, así como también perfecta sea la chilaba. Esa perfección la traslada en su trabajo como profesional de las artes gráficas. De hecho, es el autor de todos los programas de la filà.

Luis Mira, implicado en la filà. Un hombre emotivo que se desvive por cada uno de los miembros. Al igual que Eduardo, que se jubila este año, y que se encarga del mantenimiento del cuartelillo.

Vicente Pérez es una persona sencilla, de trato directo… y que no falten sus limones en las comidas (puede que este año sean fresas). Fue cabo de escuadra durante muchos años.

Por último, a Alejandro Jordán le encantan los desfiles. Es un entusiasta de la música de fiesta, a la que considera el centro de todo, lo que marca el ritmo y la personalidad de los Moros y Cristianos. Y de ritmo sabe mucho, ya que es cardiólogo.

Es un grupo, como se ve, numeroso y muy heterogéneo, con vivencias muy particulares. Se conocen tanto y tan bien que, a menudo, no hace falta traducir en palabras lo que las caras de cada uno transmiten: la satisfacción dibujada en los rostros después de un desfile perfecto. Esperemos que sean muchos desfiles más.

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Sergio Mira Jordán (Novelda, 1983) es profesor, escritor y músico. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante, ha compuesto una decena de piezas para banda de música y ha escrito las novelas «La mirada del perro», «El asesino del pentagrama» (Cuadernos del Laberinto, 2012) y «El repicar monótono del agua» (Meracovia, 2016).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies