El poder de las ideas
Noviembre de 2010   NOVELDA DIGITAL

Decía Steve Reich, el compositor estadounidense: «La música, simplemente, brota». Muchos de los inventos o avances que revolucionaron el pasado siglo XX partieron, también, apenas de la nada, en esos momentos de inspiración tan difíciles de explicar. A veces, esas ideas se fusionaban con otras de manera transversal, dando lugar a ideas nuevas que tomaban algo de aquellas pero que, al mismo tiempo, tenían novedades o variaciones sustanciales.

En el terreno político, la mayoría de ideas (o ideologías) tienden a fundirse con otras, alejándose de extremismos (de uno y otro lado) que tanto mal han hecho y hacen a la sociedad y a la cultura. De este modo, el fluir de ideas y pensamientos diversos navegan por el mar de las mentes, sin recaer en la inoperancia de valores únicos y cerebros huecos cuyo principal cartel es el de querer perpetuarse eternamente en el poder aun cuando se ha comprobado su perfecta ineptitud.

Aquí en Novelda, en lo que me atañe, veníamos de un despropósito tras otro en materia de turismo (pero también en temas culturales, urbanísticos, etc.), con hinchados gastos y partidas desmesuradas para unas actividades que nada tenían que ver con el desarrollo turístico de nuestra ciudad.

Eso pasó. Por fortuna. Ahora no es que seamos los mejores, los más altos y los más guapos, pero hemos construido una senda por la que ir, un camino (desde la promoción gastronómica y vinícola, pero sin olvidar la cultural, modernista e histórica) por el que intentamos que se vislumbre un mejor futuro para todos. Queda mucho por recorrer, pero ya se ha abierto una vía. La promoción de nuestros restaurantes y nuestros platos es fundamental para el futuro, para que (es solo uno de los muchos ejemplos que me vienen a la cabeza) cuando el órgano de piedra esté finalmente instalado en el Santuario de Santa María Magdalena y esos cientos de personas que vienen preguntando por él se multipliquen exponencialmente, se marchen con un buen sabor de boca.

Es lo que se llama efecto dominó. Antes teníamos la caja cerrada y un dominó de fichas de papel que se volaban al viento; hoy esas fichas ya son de madera firme y robusta. Solo nos queda el último empujón. Y seguir trabajando en la línea del progreso.

Hace unas semanas terminaba la campaña «Cómete Novelda», que ofrecía menús a seis euros. Se vendieron cerca de 2.500 menús. Algunos bares han decidido continuar la campaña indefinidamente. Lo mismo pasó con «El mes dolç» en 2009: algunas pastelerías decidieron, a partir de ese momento, acompañar cada consumición con un dulce o un pastelito.

Ese es el verdadero poder de las ideas: el que otras personas cojan el relevo y sigan la marcha. Todos saldremos de la crisis. Con la fuerza de nuestras mentes y el sudor de nuestro trabajo. Una Novelda mejor era posible. Y lo está empezando a ser, desde 2007. No duden de que seguiremos en ese camino, porque eso es lo que esperan de nosotros los nietos de nuestros nietos.

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Sergio Mira Jordán (Novelda, 1983) es profesor, escritor y músico. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante, ha compuesto una decena de piezas para banda de música y ha escrito las novelas «La mirada del perro», «El asesino del pentagrama» (Cuadernos del Laberinto, 2012) y «El repicar monótono del agua» (Meracovia, 2016).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies